Fundación de la Logia Librepensamiento

Fundación de la Logia Librepensamiento

Carta fundacional de la Logia Librepensamiento nº 90. Exposición de nuestros principios y valores.

Erigimos una nueva Logia, adogmática, mixta y liberal en Zaragoza, tierra con una larga tradición masónica que se remonta a finales del S. XIX, dando el relevo a dos Logias en el S. XX: la R.·.L.·. Constancia y la R.·. L.·. Moncayo (G.O.I.), masones que fueron perseguidos y en gran número condenados por su condición de Hombres Librepensadores, cuyo único delito fue defender los Principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, tríada republicana que ninguna tiranía ha podido vencer porque se sustenta en la conciencia de la esencia misma de hombres y mujeres constructores, que utilizan las herramientas para generar con sus Planchas de Arquitectura , la elevación de los ideales plasmados en el Sagrado Templo de la Humanidad.

Los miembros de esta asamblea nos presentamos con la firme voluntad de conocer y conocerse (gnosce te ipsum). Cómo sempiternos aprendices, tener siempre presente el espejo y reconocer que en nuestra interminable búsqueda de la Verdad, nosotros somos nuestros mayores enemigos.

Librepensadores con espíritu crítico, que utilizan sus herramientas en su discernimiento, valiéndonos de un método que nos libera de tutelajes, que pone en duda los juicios preestablecidos; masones con una indestructible voluntad que nos conduzca hacia la Libertad.

Somos conscientes de que en los tiempos actuales la defensa de las libertades humanas y ciudadanas no es tarea fácil, pero pensamos que la Masonería es una vía útil, como lo ha sido en la mayoría de procesos históricos convulsos, para garantizar la virtud humana del librepensamiento y recordar -a la mujer y al hombre que llaman a sus puertas- que no es ni debe ser siervo de nada, de nadie ni de sí mismo.

A su vez, los Hnos. y Hnas. que integramos esta asamblea de librepensadores, comprometidos con los valores últimos y más elevados de las libertades individuales y colectivas, entendemos que vivimos en un mundo globalizado y en continuo cambio. El ritmo de vida y su aceleración progresiva nos puede hacer pensar que lo que es importante hoy ya no lo sea mañana. Todos nosotros, conscientes de que la Masonería, como camino iniciático válido, en el desarrollo vital humano, no puede perder la batalla del nuevo milenio, nos sentimos comprometidos a practicar unos ritos, observar y estudiar unos símbolos y preservar unas tradiciones, conscientes de que su valor debe ser renovado a los tiempo actuales para que puedan seguir dando respuestas válidas a multitud de problemas de nuestra realidad social, como lo hicieron en tiempos pasados. Por todo ello, nosotros apostamos con ilusión por este camino iniciático, seguros de que su validez seguirá resplandeciendo por los caminos que aún nos quedan por transitar juntos.

Es mediodía en punto, es la hora exacta en la que recogemos el testigo y nos hacemos depositarios del extraordinario legado que hombres y mujeres nos dejaron, transmitiéndonos tan incorruptibles Principios.  

Hemos Dicho

 

logo 240x1250

Tags :